Se trataba de una herramienta que pregrababa las instrucciones de ruta en un cassette que luego reproducía sobre la marcha.

Los sistemas de navegación automotrices que funcionan con tecnología de última generación para encontrar los destinos de manera más fácil y precisa, se han convertido en una de las soluciones más importantes de las últimas décadas en términos de tránsito.

Hoy en día es habitual ver cada vez más conductores utilizando aplicaciones de los smartphones como Waze o Google Maps para guiarse en su trayecto o incluso los propios sistemas que traen integrados los vehículos más modernos.

Sin embargo, si bien esta tecnología cuenta con varios años de desarrollo, lo cierto es que mucho antes de su apogeo y evolución existió un sistema que se robó las miradas de la industria automotriz a principios de la década de los 70.

Se trataba de una herramienta que, a través de órdenes por voz, indicaba la ruta que debía seguir el conductor. Lo interesante e innovador para esa época es que lo hacía gracias al reproductor de cassettes que tenían las radios en ese momento.

Tal como explica el medio Jalopnik, el sistema que nació en 1971 fue toda una revolución sobre todo considerando que los reproductores de cassettes se estrenaron en 1964 y recién en el 68 se popularizaban en más modelos.

Con instrucciones grabadas y pitidos de longitudes

El mencionado medio detalló que el sistema funcionaba grabando las calles que debía seguir el conductor previo a comenzar un trayecto. Las órdenes debían ser concretas, claras y sin espacios para confusión ya que, a diferencia de las herramientas actuales, no entrega opciones de rutas distintas.

La grabación iba acompañada de unos pitidos de longitud variable que «se detectaban por parte de una caja con componentes electrónicos» bajo el tablero, indicó el medio Xakata.

Esa caja, que estaba conectada al odómetro del auto, lograba traducir los pitidos a longitudes y calculaba cuánta distancia faltaba para llegar a la siguiente intersección y por ende la siguiente orden verbal.

El sistema para determinar distancias funcionaba junto a una tabla de valores preestablecida y, de hecho, existían diferentes tablas según el tipo de modelo de auto y el diámetro de las ruedas que tenía.

Si bien el sistema fue bastante innovador en su época, también tenía varias limitaciones y de ahí que con el paso del tiempo fue quedando de lado.

Fuente : Emol