Sin lugar a dudas,   que lo vivido el día 18 de septiembre de 2020,  permanecerá por siempre grabado en el corazón de todos nuestros hermanos en Cristo,   que asistieron de manera virtual a tan magnífica reunión,    cuyo único norte no es otro,   que el de la Gloria de nuestro buen Padre Celestial.

Desde nuestros hogares,   nos estrechamos en una íntima comunión fraternal los unos con los otros y comprendimos una vez más,   el poder del Santo Espíritu de Dios presente en nosotros y en nuestros hermanos que de manera directa o indirecta,  colaboraron en la preparación de todo,   estamos ciertos que fuimos bendecidos con la oraciones de los Santos,    pertenecientes a las diferentes Congregaciones ahí presentes.

Si uds nos permiten amados hermanos,   haremos una breve,   pero significativa semblanza de los momentos más impactantes para todos nosotros,   que evocaremos a continuación,   acompáñenos en este repaso.

Promediando exactamente las 14:31 hora de Chile continental,   la cortina musical inconfundible de radio Mesías,   nos anunciaba que había llegado el momento,   largamente esperado por todos nosotros,   desde hacía semanas,    si,  en efecto,   allí estaban nuestros hermanos Daniel y Nicolás Araya,   padre e hijo,    juntos como figura solemne de nuestro familia celestial,    que abrían lo que habría de ser una extensa pero edificante jornada de riqueza espiritual.

Y para quienes sentimos admiración y hondo cariño por nuestros antepasados,   nada más y nada menos,  comenzaron recordando las antiguas Conferencias,   centrando el recuerdo en la Asamblea de Talca,   en esa tierra del Piduco y del Maule,   donde empezó a madurar esta hermosa costumbre,    que a decir de ellos,   ya nos acompaña año tras año,    por cerca de 7 décadas,   sin duda que muchos hermanos sintieron emoción de escuchar el nombre del inolvidable hermano Andrés Stenhouse,    varón de Dios escocés de cuna,   que trajo a nuestra lejanas latitudes australes el Evangelio de nuestro Señor.   Luego pasaron a otro entrañable hijo de Dios,    don Aurelio Fredes,   si el mismo,   que fundó llevado por la dirección del Espíritu nada menos,   que la Asamblea de La Cisterna,    un militar retirado muy querido en su día,    luego un hermano centenario,    si,    bien le cabe ese adjetivo,  puesto que alcanzó la bendición de vivir en esta tierra,  100 años,   nos referimos al hermano Eliecer Parada,   quien habiendo salido de Echaurren,   luego ministró en el primer puerto de la República,  siendo el primer misionero de nuestras Asambleas.

En ese momento,    muchos de nosotros,   ya extasiados de tan lindos recuerdos de antaño,  irrumpe nuestro hermano Nicolás trayendo a la memoria,   las exquisitas empanadas que se servían en aquellas conferencias,    por la hora de la tarde,   les confesamos que muchos sentimos,   hasta el aroma humeante de lo que hubieron de ser aquellos productos,   salidos de los brazos y de las manos de nuestras hermanas,   de ayer.

La añosa Asamblea de calle Victoria,   no estuvo ausente de los recuerdos,   en la persona de los antiguos hermanos,   Carlos Smith y Gregorio Silva,  ambos hoy en la morada Celestial.

Sin embargo,   aquella introducción breve,  pero honda,    dio paso a lo que llamaremos el plato de fondo.   Marcando el reloj de nuestro locutorio,  las 15 horas,    el nerviosismo de nuestro hermano David Rosas en los controles,   junto a sus inseparables asistentes,   los hermanos Francisco Cid y Jordán León,  daban comienzo al primero de los mensajes,   allí desde Cerro Jiménez,   el más empinado de la ciudad,  en el barrio de la bala,   muy concentrado aparecía la figura entrañable de nuestro hermano Patricio Villarroel.

Cuando evocamos su potente mensaje,    no podemos olvidar,  su acertada figura de los Hechos de los Apóstoles,   como los Hechos del Espíritu Santo,   qué comparación más feliz,  pero eso era sólo el comienzo,   pronto nos enseñó acerca de las 7 columnas en cuanto a Doctrina,   que nos ayudan a alejarnos del relativismo.   Luego la médula de su mensaje,   » Las Escrituras son absolutas «,   sólo ellas son,   la plomada nos dijo,   figura de la albañilería,   que nadie dejó de comprender,   ni menos de compartir.   Cristo es la primera columna,    y sólo Él expone,   las verdades,  – agregó – citando a Juan 1:1.  Señaló luego,  una afirmación contundente,   síntesis de su mensaje tal vez,  dijo : » sólo cabe un absoluto,   lo que Dios dice «.

Como olvidar la metáfora de los camellos,    cuando nos enseñaba que aquellos y nosotros,   recibimos las cargas más útiles,   de rodillas,   cuánta verdad en nuestras vidas,   no es así hermanos !.

Al paso,   de los minutos,    se nos anunciaba un Himno,   el número 112,   alabanza entonada por nuestro hermano Patricio Villarroel hijo,   » Si paz cual un río «,    creemos recordar aquel pasaje donde dice : » la tumba mi meta no es….»

Contemplábamos a nuestros hermanos conectados y parecían estatuas de mármol,  quietos,   concentrados,   fueron momentos solemnes que nunca olvidaremos.

Pronto llegó,   desde el suroriente de las otroras tierras incaicas del norte,   El Cuzco,  nuestro hermano Dan Pérez,    18 años sirviendo al Señor,    con una palabra,   que prometía,    » La amenaza del cansancio espiritual «.   Nos dejó con nítida claridad,    la enseñanza de Isaías 40: 27 – 28,    de que estaremos siempre expuestos al sufrimiento,   que habrá desvelos,   fatigas,    todo permitido por nuestro buen Padre,   cuando Él tiene un propósito para nuestras vidas.   Claro,   caemos y somos arrastrados,   a la depresión y tristeza,    cuando a veces nos exigimos expectativas y metas más altas,   de las que Dios nos ha encomendado,   lo que esconde un orgullo escondido,   en nosotros cuando poseemos un alto concepto de nosotros mismos,    qué mensaje más claro,   contingente e inspirado amados hermanos que nos leen.

Ya en el intermedio,   nos conocimos,  charlamos,   compartimos experiencias vivencias en el servicio,   recuerdos también,    allí estuvo don Daniel Gallardo desde el Ecuador,   en pocos minutos nos puso al día de la profunda labor que realizan,   conocimos acerca de su Escuela cristiana evangélica,    pronto apareció nuestro hermano Fernando Lombardo contándonos de la labor evangelística que se ha extendido por lo largo y ancho de su país,   e incluso llegando a tierras australes de Neuquén,    imágenes que quedaron insertas en nuestra memoria,  con hogares de acogida y otras obras,    para la Gloria de Dios.

El hermano Ángel Aliaga,   desde la Paz,   ahí en la calle Almirante Grau,   nos motivó a amar y apoyar a nuestros misioneros,   rápidamente pasamos a nuestro hermano Felipe Villarroel,   quien desde cerro Jiménez se comunicó con la ternura y afecto de los jóvenes que sirven a Cristo,   su Asamblea fundada en 1989,   que aún conserva viejas fotografías testimonio vívido de antiguos hermanos,  que ya no están en medio nuestro,   como no olvidar a don Juan Farías,   quien » le puso el hombro a la obra » con serrucho y martillo,  este año fue llamado a la casa del Padre y allí nos aguarda junto al Señor.   Ellos nacieron como Asamblea de los hermanos de Avenida Alemania.  Allí se imprimen los libros Emaús que tanta bendición nos han traído a todos nosotros.    Y una práctica muy saludable,   que sin duda podríamos imitar,   allí se celebran todos los cumpleaños,   a nadie se le pasa por alto,   qué lindos recuerdos de esas imágenes,   un cálido abrazo amados hermanos.

Aldo Saavedra,  uno de nuestros hermanos más jóvenes y de más reciente llegada a nuestra Asamblea,   pero que pareciera llevar con nosotros largos años,   por la comunión que nos une,   nos expuso con cercanía y amor fraternal,   parte de la obra que se lleva a efecto en La Florida y en nuestro anexo de San Rafael.

Desde Ica,   don Francisco Yllesca,    lejano físicamente,   pero cercano en lo espiritual,    él ya es parte de la Florida,   y nos tendrán que comprender nuestros hermanos de su Asamblea,    pero también lo sentimos en parte un poco nuestro,   permanente animador  de nuestras reuniones zoom,   nos llevó al pasado,   a ese ayer de los orígenes,   nos contó acerca de lo difícil que fue vencer,   los sustratos de religiones arraigadas en su pueblo,  por parte de misioneros que vinieron de más al norte,   como don Guillermo y su esposa Anita Clark,   esperamos algún día conocer más de ellos y levantar un acta escrita que dé cuenta de la obra que ellos desarrollaron.

Luego de estos momentos de unidad espiritual entre nuestras diferentes congregaciones,  dimos comienzo a la segunda parte,   y fue desde Buenos Aires,    el acento porteño inconfundible de nuestro querido hermano Fernando Lombardo,   nos puso en alerta y partimos,   con » El requisito del servicio,   para la comunión con Dios y con nuestra Iglesia «.    Qué tema hermanos,   nos enseñó de la tristeza que es abandonar » el primer amor «,  cuando revisando Apocalipsis 2,   nos recreó todo lo que vivió Juan en la isla de Patmos y que sin embargo nunca cambió su corazón con Dios,  él nos relató que recibió al Señor a los 18 años y que hay una gran condición que debemos poseer si queremos servir a Jesucristo,   esta es,  que debemos amarle.

Desde Ecuador,   con » La Crisis de la vida en el creyente y cómo resolverlos «,  nuestro hermano Milton Ortega,  nos mantuvo atentos,   como si recién comenzaremos la jornada.

También desde el otro lado de los Andes,    nuestro hermano Eduardo Carboné nos trajo un tema profundamente interesante,   » La unidad de la Iglesia y la comunión entre las asambleas «.    Con el cual dimos paso al último tramo de la Conferencia.

Finalmente,    desde la Patagonia,   nuestro hermano David Araya,   nos trajo la predicación del Evangelio,    al paso que todos orando unánimes,   rogábamos al Padre,   para que hubiese corazones dispuestos a recibir a Cristo,    como el Señor y Salvador de sus vidas,  cuando aún es tiempo.    El epílogo,   estuvo marcado por el Himno 298 : » Dios os guarde con su gran Poder » cantado por nuestro querido hermano Francisco Cid.

Aquellas horas de profunda comunión espiritual,    sólo estrechan más la unidad en nuestro Salvador,  mientras esperamos su pronta Venida.

Reciban amados hermanos invitados,    desde la Asamblea de la Florida,   un cálido abrazo y un fraternal » hasta pronto «,    en el nombre de Jesucristo nuestro Señor.

Pd : Recordamos que los audiovideos están todos disponibles en facebook y en youtube,  para vuestra común edificación espiritual.   Dejamos acá un enlace :

https://www.youtube.com/watch?v=LDPr1hyIFfA