Gracias por su consulta amiga oyente. En el Antiguo Testamento, o también Antiguo Pacto, encontramos no un solo nombre para Dios, sino varios. Básicamente existen tres nombres primarios para Dios. Primero, El o Elohim, que la versión Reina Valera traduce como Dios. Segundo, un nombre formado por cuatro consonantes del alfabeto Hebreo, las consonantes YHWH, que la versión Reina Valera traduce como Jehová, y Adon o Adonai que la versión Reina Valera traduce como Señor. Con los dos primeros nombres primarios se forman varios nombres compuestos, llenos de precioso significado, tales como El Elyón que significa Dios Altísimo, El Shaddai, que significa Dios Omnipotente o Todosuficiente, El Olam, que significa Dios Eterno, El Roi que significa Dios que ve. Jehová Jireh que significa Jehová proveedor, Jehová Nissi que significa Jehová es mi bandera, Jehová Shalom que significa es paz, Jehová Sabaoth, que significa Jehová de los ejércitos, Jehová Maccaddeshcem, que significa Jehová que santifica, Jehová Raah que significa Jehová el pastor, Jehová Tsidkenu que significa Jehová justicia nuestra, Jehová Sama que significa Jehová está allí, Jehová Nakeh que significa Jehová el que disciplina, Jehová Rafah que significa Jehová tu sanador.

De modo que, amiga oyente, en el Antiguo Testamento Dios usa un buen número de nombres, todos ellos muy bíblicos y ciertamente legítimos. No se puede hablar entonces del nombre de Dios en el Antiguo Testamento, porque son varios.

Pero a Usted le interesa especialmente el nombre primario Jehová. Este nombre para Dios tiene sus raíces en las cuatro consonantes del alfabeto Hebreo, YHWH. Esta palabra hebrea es impronunciable, porque le faltan vocales. Por el hecho que los judíos consideraban a esta palabra hebrea como algo tan sagrado que ni siquiera debía pronunciarse, los masoretas o los encargados de preservar el texto hebreo combinaron las consonantes YHWH con las vocales de otro de los nombres para Dios, el nombre Adonai, de allí surge la palabra Yaveh. Para el siglo IV AC los judíos dejaron de pronunciar el nombre Yaveh y decían en su lugar Adonai que significa Señor. Por eso es que en algunas versiones de la Biblia, en lugar de la palabra Jehová aparece la palabra Señor, y también cuando se cita un texto del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento, se usa la palabra Señor como traducción de la palabra Jehová.

La pronunciación castellana Jehová, es atestiguada en comentarios y documentos hasta mediados del siglo XII en la exégesis rabínica y en las versiones medievales.

De modo que, amiga oyente, si desea ceñirse al idioma Hebreo, use el nombre YHWH o Yaveh o inclusive Yaweh, si desea ceñirse al Griego del Nuevo Testamento deberá usar la palabra Kurios, y si desea ceñirse al Español, deberá usar la palabra Jehová al menos en la versión Reina Valera del Antiguo Testamento. Se trata de la mima persona, del mismo nombre. No es cuestión de que se ha cambiado el nombre de Dios o que los humanos han dado a Dios un nombre a su gusto.

La segunda consulta para hoy es de un amigo oyente de Argentina quien se llama Osvaldo. Nos escucha a través de la RRB desde hace mucho tiempo. Anteriormente nos escuchaba en la onda corta de HCJB, pero con la llegada de la RRB a la Argentina, se le ha hecho más fácil escuchar nuestra programación. Su consulta es la siguiente: ¿Estará el diablo en el infierno? ¿Estará con los que van allá?

La palabra de Dios muestra con precisión el origen y destino de Satanás.

Fue creado por Dios, se rebeló contra Dios y se constituyó en cabeza de la oposición contra Dios. Ezequiel 28:11-19 dice. Satanás significa adversario. Diablo significa acusador.

Usó de astucia para engañar a Eva e introducir el pecado en el mundo. Génesis 3:1-7

Se pronunció juicio sobre él. Génesis 3:14-15

Fue juzgado cuando Cristo murió en la cruz. Juan 12:31

Hoy es el príncipe de la potestad del aire. Efesios 2:2 Juan 16:11.

Va a ser arrojado de la esfera celestial a la tierra en la mitad del periodo de la tribulación. Apocalipsis 12:13.

Será tomado preso y arrojado a un abismo al comienzo del milenio. Apocalipsis 20:2

Al final del milenio será suelto por un poco de tiempo para engañar a las naciones y será finalmente derrotado al lago de fuego. Apocalipsis 20:10.

Allí estarán los que jamás han recibido a Cristo como Salvador. Es el cumplimiento de lo que Jesús dijo en Mateo 25:41