Cuando Peter Welch era niño, en la década de 1970, usar un detector de metales era solo un pasatiempo. Pero desde 1990, ha estado guiando a personas de todo el mundo en excursiones para detectar metales. Han descubierto miles de cosas: espadas, joyas antiguas, monedas. Con el programa Google Earth, basado en imágenes satelitales, buscan en zonas descampadas del Reino Unido caminos, construcciones y otras estructuras que existieron hace siglos. Peter afirma: «Tener una perspectiva desde lo alto abre un mundo totalmente nuevo».

El pueblo de Dios en la época de Isaías necesitaba «una perspectiva desde lo alto». Se enorgullecían de ser su pueblo, pero eran desobedientes y rehusaban dejar sus ídolos. Dios tenía otra perspectiva. A pesar de su rebelión, los rescataría del cautiverio babilónico. ¿Por qué? «Por amor de mí mismo […] mi honra no la daré a otro» (Isaías 48:11). La perspectiva de Dios desde lo alto es que la vida es para su gloria y propósito; no para los nuestros. Debemos centrar nuestra atención en Él, en sus planes y en guiar a otros a alabarlo.

Tener la gloria de Dios como la perspectiva de nuestra vida abre un mundo totalmente nuevo. Descubriremos lo que es bueno para nosotros y nos guiará por el camino que debemos seguir (v. 17).

De: Anne Cetas